volver

Daniel Martinioni: La riqueza arqueológica de Peninsula Mitre

¿Qué valor tiene este recurso contenido y por qué es tan importante su protección?, frente a una realidad actual donde este lugar de 300.000 hectáreas de tierra y 200.000 hectáreas de mar que atrae a innumerable cantidad de personas, desde hace 20 años y desde el ingreso del primer proyecto de ley a la Legislatura, está a la espera de ser declarada como área natural protegida.

Daniel Martinioni es licenciado y doctor en geología, reside en la provincia desde el año 1993, es investigador de temas antárticos y ha realizado numerosas campañas en distintos sectores de Península Mitre. Además es docente investigador de la UNTDF, integrante de la carrera de personal de apoyo a la investigación del CONICET en el CADIC y hasta diciembre del 2019, fue el Ministro de Ciencia y Tecnología de la provincia.

“Península Mitre es un excelente lugar donde entender y estudiar la geología de buena parte de Tierra del Fuego” asegura. “Si uno partiera desde la ciudad de Río Grande hacia el sur por la costa, puede ir recorriendo más o menos un perfil de todas las rocas sedimentarias que hay en la provincia”.

En este sentido relata que desde principios de los años ´90 se conformó el Laboratorio de Geología Andina en el CADIC, con un equipo de geólogos que estudia los Andes Fueguinos. En la actualidad “no sólo hay un mapa geológico de la isla Grande que el Servicio Geológico Minero Argentino adoptó, sino que se puede entender mejor la complejidad de cómo fue evolucionando toda esa sedimentación. La idea es entender en qué tipo de ambientes se fueron depositando esas rocas, y eso se puede estudiar a partir de las rocas sedimentarias expuestas en la Costa Atlántica a lo largo de la Península Mitre”.

Martinioni participó entre los años 2000-2001 de la confección del primer proyecto que busca declarar al lugar como área natural protegida. Al respecto cuenta que “me aboqué a manifestar la mirada de las cuestiones geológicas y en particular tomando como ejemplo el caballito de batalla que es el área de Sloggett donde no es casual que en los ´90 el Dr. Olivero (responsable del Laboratorio de Geología Andina del CADIC) haya propuesto que ésta se convierta en un área a conservar como monumento natural”.

“Tengo claro que esa área necesita por lo menos un sistema de ordenamiento particular. Península Mitre es enorme, donde se tienen que evaluar los lugares particulares de manera adecuada, no se trata de preservar por preservar, sino organizar el uso y darle el debido valor ambiental a cada sector” afirma.

Asimismo plantea que “si hoy me preguntas, mi opinión es que Península Mitre como recurso geológico es más documental que de explotación”.

Siguiendo esa línea el geólogo asevera que “conceptualmente no soy un fundamentalista de la conservación, pero sí partidario del desarrollo responsable. Nosotros vivimos en este ambiente y no podemos aprovecharlo indiscriminadamente hasta el punto de afectarnos a nosotros mismos. En el concepto de un desarrollo, cualquiera sea, el costo de afectar el ambiente tiene que estar incluido”.

Además, opina que los estudios de Península Mitre incluso “conciernen a las interpretaciones que se hacen de la Cuenca Austral y podrían extenderse hacia la Cuenca de Malvinas Occidental, porque lo que se lee de las rocas es extrapolable a lo que hay más hacia el este o en el norte en el subsuelo”.

En este sentido asegura que “estamos en un estadio del conocimiento en que localmente tenemos gente que puede aportar mucha información. Península Mitre es un destino que debería conservar su carácter prístino porque es un buen ejemplo de área de reserva, pero habría que pensarlo muy seriamente. Desde la geología es algo que se puede estudiar muy bien”.

El año pasado la legislatura provincial envió a Comisión el proyecto de ley que la declararía área natural protegida. Es por ello que este 2020 las expectativas se renuevan, anhelando que esta zona trascendental quede por fin protegida.

SEGUINOS EN INSTAGRAM & FACEBOOK

SE PARTE DE SANHV

Ya somos 60,677